Recomendaciones para una buena siembra y un excelente potrero 25 julio, 2016 – Posted in: Agricultura

Tenga muy en cuenta los siguientes parámetros para tener éxito y un alto porcentaje de establecimiento en sus renovaciones de pastos, recuerde que debe elegir los pastos a establecer según las necesidades de sus ganados (carne o leche) y las condiciones medioambientales (suelo-clima).

  • Transporte
  • Almacenamiento.
  • Preparación del suelo.
  • Preparación de la semilla.
  • Siembra.
  • Incorporación de la semilla.
  • Transporte: las semillas deben ser transportadas protegidas de la humedad y del calor excesivo. Las altas temperaturas producen la muerte del embrión en las semillas y bajará el porcentaje de germinación.
  • Almacenamiento: las semillas deben ser almacenadas en un lugar seco, fresco, ventilado y sobre estibas de madera con el fin de no absorber la humedad del piso, almacenarlas a una distancia prudente de las paredes para mejorar la ventilación. Es también importante un buen control de plagas que puedan dañar la semilla, entre estas los roedores.
  • Preparación del suelo: siempre que sea posible hacer análisis de suelo y realizar correcciones. Se debe hacer una aplicación de cal 60 días antes de la siembra. La preparación del suelo debe hacerse evitando la erosión, dejando bien desterronado, nivelado, libre se surcos y malezas. Hacer aplicación de herbicida 15 días antes de la siembra con un glifosato (10 cm / 1 litro de agua). En caso de no poderse realizar la preparación de suelos mecanizada, una siembra a chuzo es una buena alternativa en suelos de ladera.
  • Preparación de la semilla: aplicar insecticidas y pregerminar la semilla cuando esté seguro que está en época de siembra. Mezclar 10 kg de semilla con 4 litros de agua (en el agua disolver 100 gr de acefato y dejar mezclado por 24 horas). Luego escurrir sobre papel a la sombra y hacer la siembra.
  • Siembra: la siembra debe realizarse después de normalizado el periodo de lluvias, cuando la temperatura es más alta. La fertilización debe ser hecha con base a un análisis de suelo; la semilla no debe ser mezclada con abonos nitrogenados ni potásicos pues estos pueden quemar el embrión. La semilla puede mezclarse con abonos fosfatados u orgánicos al momento de la siembra. La profundidad ideal de la siembra es cerca de 2 veces el diámetro de la semilla. En caso de las gramíneas, nunca debe sobrepasar los 2 cm de profundidad.
  • Incorporación de la semilla: después de la siembra superficial debemos pasar un rollo compactador o rastra niveladora cerrada.